Felicitación navideña 2016

Felicitación navideña 2016
Creación de Mónica (Neogéminis)

Seguidores

9 de febrero de 2014

EL FLAMENCO, Una hermosa expresión cultural



Quiero reeditar en esta entrada tres poemas que publiqué allá por los años 2009, 2010 en mi antiguo blog de spaces, sobre tres manifestaciones de un solo arte. El Baile, el cante y el toque al servicio de una expresión cultural antiquísima que mereció en 2010 la distinción de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Me refiero al flamenco.

Quiero dedicarla a nuestro compañero Juan L. Trujillo que ha publicado una preciosa, sentida  y documentada entrada sobre este arte universal. Como andaluz y cordobés enamorado del flamenco, le agradezco esa difusión y quiero poner mi modesto granito de arena, con los tres poemas que os ofrezco reeeditados, y que constituyen un modesto intento de expresar el sentimiento que el flamenco me inspira.  


BAILAOR

Ni bailarín ni danzante,
bailaor…ahí es nada.
En tus pies, compás de yunque y fragua,
la dureza del bronce en tu mirada,
en tus brazos halcones peregrinos
y en tus manos, diez puñales rajando madrugadas.

Ni bailarin ni danzante,
bailaor… ahí es nada.
Con orgullo te yergues y te estiras,
corcel brioso, caballo desbocado,
látigos tus cabellos para el viento,
que levanta tu galopar desenfrenado.

Ni bailarín ni danzante,
bailaor… ahí es nada.
Enarbolas tu arrolladora furia desatada,
ausente de suavidad, carente de armonía,
rasgando con fiereza las entrañas del alma,
con tu vibrante baile de aristas afiladas.

Ni bailarín ni danzante,
bailaor… ahí es nada.
Bombea mi corazón la sangre incontenida,
al amparo de la magia derramada,
por la autenticidad flamenca y pura,
de un simple bailaor… apenas nada.
Pepe.


CANTAOR
  
La voz desgarrada, primitiva,
arrebatada de pasión, emocionada,
sensible e intuitiva.

Iletrada tal vez, pero no inculta.
Surgida de la marginación, de la pobreza,
del desarraigo y de un triste destino,
al cielo se proyecta, altiva y con firmeza,
en gritos de dolor y desatino.

Iletrada tal vez, pero no inculta.
Que raices profundas la alimentan
de un antiguo saber, cargado de pasión,
porque el cante no entiende razón sin corazón.

la voz profunda, plenamente expresiva
de un cante que te llega, te atrapa y te perfora,
que te estremece y te pellizca el alma,
que te agarra, te engancha y te enamora.
Pepe.



TOCAOR
Las cuerdas, carceleras,
guardan celosamente,
en cárcel de madera,
todo el caudal sonoro
de la humanidad entera.
…Su preciado tesoro.
 
En un acto de amor,
de mutuo entendimiento,
de luz y de color,
liberan los sonidos,
custodiados en alma de madera,
guitarra y tocaor.
Pepe

10 comentarios:

  1. ¡Vaya tres ases del flamenco que has colocado para ilustrar tus sentidas poesías. Creo que es una de las entradas, de las que has hecho que más me ha gustado,
    En el comentario que le hice el otro día a Juan me alegraba de encontrar a alguien por estos lares al que le gustara el flamenco y no te recodé a tí ni a Zarza, mil disculpas a ambos y a otros que me haya podido dejar atrás.
    Un abrazo, Pepe

    ResponderEliminar
  2. Excelentes poemas, Pepe.Haces bien en publicarlas aquí para quienes no te conocíamos antes.
    Me gusta mucho,por acertado, lo que dices del flamenco: "tal vez iletrada,pero no inculta". Forma parte de la cultura popular, de gran arraigo, que es admirado en todo el mundo.Es la voz del alma saliendo a borbotones.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. No puedes ni imaginar el orgullo que siento, al saber que mi entrada ha sido precursora de la publicación de estos tres poemas.
    Los leo y una emoción antigua me recorre las sendas del sentimiento.
    Farruquito, José Mercé, Paco de Lucía y tus versos.
    !!!Pa arrancarse la camisa!!!.
    Un abrazo, poeta.

    ResponderEliminar
  4. Creo que ese sentido que se da al arte del flamenco, a la música que sale de la entraña, solamente lo he encontrado en el espíritu griego. El resto de nuestro país sigue pensando que el flamenco es lunar y castañuela de adorno. lamentable.

    Gracias a los dos, me gustó leeros.

    Un abrazo cuatruplicado.

    ResponderEliminar
  5. Que preciosa entrada!!
    Como se dice por ahí: El flamenco no se baila con los pies, sino con la cabeza y el corazón”
    Y tú lo expresas de maravillas en cada poema.
    Cariños…

    ResponderEliminar
  6. Me alegra Pepe que vuelvas a editar estos poemas, en ellos la esencia pura del arte, te digo como a Juan, Ole, Ole y Ole.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. El flamento arranca del alma remota de Al-Ándalus y se interna en el alma del ser humano, cualquiera, sensible.
    El lengüaje remoto que pervive auténtico, como el canto del poeta que cantó a Odiseo, como el canto celta, como todo arte verdadero que a pesar de las distancias, nos estremece, siempre y nos implica y nos sacude.
    Bellos poemas a los que únicamente les falta el taconeo, la voz, la guitarra, pero que están en tus palabras como en las de Juan Trujillo, perfumes, rincones, y fuentes cantarinas.
    Besitos a ambos.

    ResponderEliminar
  8. ¡Que decir! si has traído el alma del flamenco en estos bellos poemas.
    Desde tan lejos, te cuento que las pocas veces que fui a los tablaos, instalados en el centro porteño, se me ha puesto la piel de gallina y el alma en vuelo.

    Abrazo Pepe

    ResponderEliminar
  9. Como le comentaba a Juan, vuestro tributo al cante flamenco es arte puro. Empecé a tomarle el pulso cuando, de novios, veía la pasión que mi suegra (de Montoro) ponía en el tema. Un placer asistir a vuestro sentido homenaje.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. ¡ Dios, cuán "jondo" hincáis vuestro "cante" en las entrañas de esta Tierra ! Que no se diga que nadie os falte, pa´vivir en PAZ y JUSTICIA tanta "NACENCIA".
    Un Abrazo.

    ResponderEliminar

Dejaron huella de su paso: